Pasión por el vino, amor por la experiencia.


Producir vino y vender una casa son procesos muy similares, (aunque no lo creas).

Os estaréis preguntando qué tiene que ver la producción de vino con una inmobiliaria o con vender una casa. Lo sé, son cosas totalmente distintas pero que a la vez tienen mucho en común. Tranquilos, no vamos a cambiar el nombre de La Sastrería Inmobiliaria a La Bodega Inmobiliaria: relacionar nuestro trabajo al de un sastre que lo hace todo a medida ya es una metáfora que nos encanta.


Quiero hablaros de la pasión que un enólogo pone a la hora de crear un vino, de la dedicación y el amor que pone en ello, lo que hace que cada uno de ellos tenga su propia historia. Esto ha hecho que en los últimos años me haya convertido en un gran entusiasta de los buenos vinos, y por esto también de visitar bodegas pequeñas, con una producción reducida y muy cuidada.


"Aunque en un sector totalmente distinto, esta gente hace lo mismo que yo, nos apasiona aquello que hacemos, vemos que cada detalle es importante".

En la última visita que realicé en uno de estos lugares, durante la cata de los diferentes vinos que tenían, me quedé observando una serie de fotos allí colgadas y vi una cosa que me sorprendió: la misma persona que nos estaba haciendo la visita, era la misma que en las fotos estaba vendimiando junto a su familia, la que luego producía el vino, y quien estaba en las ferias dando a conocer sus productos para luego hacer el transporte hasta los restaurantes a los que vendía su vino. No fue la primera vez que pude observar esto, sino que en varias ocasiones pude comprobar que los mismos productores son los están en todos los procesos vigilando que no se escape ningún detalle para que su vino sea perfecto. Yo creo que hasta el punto que les hablan a la uvas mientras las recogen, dando muestras de amor y cariño a lo que después se va a convertir en su gran obra de arte.

El amor por el trabajo bien hecho hace que puedas hacer sentir especial y partícipe de tu historia a alguien más.


En cada cata no solamente nos estaban dando a probar un producto especial creado por ellos, sino que cada vino tenía su historia y estaba dedicado a alguien. No solo estábamos tomando una copa de vino, también estábamos experimentando un pedazo de historia de esa familia: la gran dedicación y esfuerzo de muchos años para sacar adelante esos vinos y su producción.

Eso me dio a pensar: Aunque en un sector totalmente distinto, esta gente hace lo mismo que yo, nos apasiona aquello que hacemos, vemos que cada detalle es importante. En su caso es desde en qué momento del día se recoge la uva hasta qué historia va a contar la etiqueta que lleva cada botella.


Vi que el punto de unión con La Sastrería Inmobiliaria es que nosotros también contamos una historia: la de las familias que han vivido en cada casa, cada una con sus particularidades especiales, y esto es lo que hace que cada casa sea única.

Coincidimos en el amor que ponemos a la hora de preparar cada casa para venderla, para que pueda contar esa historia especial, y que al final una persona se enamore de esa historia y quiera continuarla ella misma.

Después de oler cada vino, notar el aroma de esa tierra especial, de cada trago con su historia particular, pude acordarme de que el amor por el trabajo bien hecho hace que puedas hacer sentir especial y partícipe de tu historia a alguien más.

Jordi Anguera

Sastre Inmobiliario.


26 vistas

Rambla de Catalunya, 121.

Escalera Derecha, 4º2ª, 08008 Barcelona.

 931 60 00 99  -  662 92 87 28

  • White LinkedIn Icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon

© 2019 La Sastrería Inmobiliaria. Proudly by @gran_cris