¿Qué quieres que perciba el comprador de tu casa?

Estamos acostumbrados a leer artículos relacionados con el contrato en exclusiva, hay grandes defensores de este tipo de contrato y muchos detractores. Si el artículo hablara de esto, expondría los miedos y preocupaciones del cliente-propietario a firmar este tipo de documento, las condiciones que se ponen, etc.

¡Pero, no! Hoy vamos a ir un poco más allá. Vas a dejar de pensar en ti como propietario que quiere vender y pensarás en la persona que puede comprar tu inmueble.


Primero de todo, un ejercicio mental: cierra los ojos e imagina cómo es la persona que va a comprar tu casa y empezará una nueva vida en ella: cómo piensa, cómo se viste, qué gustos y aficiones tiene… y, ¡sobretodo!: cómo le gustará encontrar tu casa cuando venga a visitarla para que la tuya sea la elegida y no cualquier otra. Y no sólo cómo le gustará encontrarla físicamente, sino cómo estará presentada en los portales inmobiliarios en los que consulta todas las opciones disponibles. ¿Por qué tiene que elegir la tuya?


Las decisiones que tomes ahora marcarán el proceso de venta en el futuro, es decir: cuánto tardarás en vender y a qué precio. Tienes que preguntarte: ¿Qué quiero que perciba el futuro comprador de mi casa cuando la ponga a la venta?

Si ya has empezado a hacer este ejercicio, es que ya estás preparado entender nuestra forma de trabajar. Es por eso que cada plan de venta realizado es totalmente a medida, ya que no hay un comprador igual. Y pensar en el cliente hace que lleguemos al éxito en todas las ocasiones. Simplemente ya lo hemos visualizado antes de empezar.


Vamos a un nivel superior. Esto ya no se trata de solamente hacer las cosas bien ni muy bien: ¡el nivel es el de la excelencia! Advertencia a los lectores: para este nivel es muy recomendable poneros en manos de un profesional especializado.


A todos nos gusta criticar u opinar de la casa del vecino o del amigo cuando nos invitan a una comida ¡y a veces por la espalda! Tu pareja dándote codazos y señalando con la mirada: esto no me gusta, qué horrible aquello, ¿has visto las cortinas que se ha puesto? O el ¡Dios mío! ¿¡Por qué ha pintado de ese color!? Creo que todos nos podemos sentir identificados con estas frases, pero ¿qué dicen de tu casa cuando vienen a verla? Tienes que ser consciente de que los comentarios pueden ser los mismos y debes ser autocrítico, ahora ya no solo te tiene que gustar a ti, sino a todos las personas a las que quieres llegar y por esto tienes que cambiar aquello que a lo mejor no guste.


Arregla los desperfectos que haya en la #vivienda, pinta de un color neutro o blanco (el blanco es el más recomendable ya que aporta luz a las estancias), déjalo todo bien limpio (sí, sabemos que da pereza ¡Pero después todos queremos pedir unos precios de impresión! Así que conseguirlo conlleva un esfuerzo y trabajo). Y no solo es el momento de pasar el trapo, sino de tirar trastos y cosas que puedan molestar al cliente-comprador. Cuando tengas la casa brillando como un diamante recién pulido, empieza la siguiente fase.


¿Qué hacer con los muebles? ¡Ah! ¿Que tu casa no tiene muebles porque no vives en ella? Una pequeña inversión en interiorismo resaltará aquellos espacios que son pequeños, unos cuadros le dará vida y una mesa bien puesta preparada para comer la convertirá en un hogar perfecto para la persona que has imaginado. Si estás viviendo en ella, solo habrá que apartar todo lo que moleste y añadir material moderno para realizar una foto que enamore a esa persona que la verá en los portales. ¡Para todo hay solución!


Cuando digas: ¡Uau! ¿Ésta es mi casa? ¡Ahora no me la vendería! Entonces es que has hecho bien el trabajo. Ahora lo que tienes que hacer son unas buenas fotos; y no vale hacerlas con un teléfono. ¿Después de todo el trabajo harás fotos con un teléfono? ¿Qué mejor que contratar a un fotógrafo profesional para que haga un reportaje de revista? Hemos dicho que no tenía que ser ni un buen ni un muy buen trabajo, te recuerdo que hemos dicho de excelencia. Nadie ha dicho que sea algo fácil y que no se tenga que invertir tiempo y dinero en ello.



¡Venga va, ánimo! ¡Ya llegamos casi al final! Si has llegado hasta aquí, no vas a dejar escapar el secreto más importante, ¡que sí, que lo diré al final! ¡Ja, ja, ja!


Ahora solo hay que subir estas maravillosas fotos a los principales #portalesinmobiliarios, pero no te olvides de poner un precio adecuado, si no, todo este trabajo no servirá de nada. Esa persona maravillosa que has imaginado para que empiece una nueva vida en tu casa dirá que te la compres tú!


Ya llego al final, sí. Os he contado un montón de cosas, y no he hablado para nada de #exclusividad, porque no la has necesitado, lo que has necesitado es hacer un trabajo excelente para poner tu casa la venta y ahora te cuento el secreto: Todo este trabajo garantiza el éxito, ya que nadie o muy pocos en el mercado lo van a hacer tan bien. ¿Qué digo? ¡Tan excelente como tú!

Si no te ves preparado o no tienes tiempo para hacerlo, no te preocupes, en La Sastrería Inmobiliaria lo hacemos todo por ti.


Jordi Anguera

Sastre Inmobiliario.

Rambla de Catalunya, 121.

Escalera Derecha, 4º2ª, 08008 Barcelona.

 931 60 00 99  -  662 92 87 28

  • White LinkedIn Icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon

© 2019 La Sastrería Inmobiliaria. Proudly by @gran_cris